Las webs de COMEDY CENTRAL utilizan cookies y otras tecnologías para mejorar tu experiencia en nuestro sitio.
Por el hecho de continuar utilizando las páginas web de COMEDY CENTRAL,
aceptas la instalación de cookies tal y como se establece en la políticas de cookies aquí.
sÍguenos
15:55

Cine: The Opposite Sex

17:40

Cine: American Pie: Band Camp (American Pie 4)

Los 5 disfraces más estúpidos para cometer un atraco

Señores que decidieron robar ataviados con ridículos atuendos. 

12 de Junio, 2016


En las comedias podemos ver a muchos genios del atraco, o a muchos idiotas, planeando un robo disfrazados. La vida real suele ser mucho más mediocre, como demuestran estos casos reales de señores que decidieron robar ataviados con ridículos atuendos. 

1.    La Vaca que no ríe.
Este memo entró en un Wall Mart a robar 26 litros de leche y las repartió entre los clientes del súper que estaban en la calla. Después intentó arrastrarse por el suelo imitando el movimiento de una vaca.  Y eso con solo 18 años, lo que augura un futuro muy prometedor. 

2.    El tonto a las tres.
Este personaje se disfrazó de Gumby, un personaje de animación de plastilina. A su “Esto es un atraco”, el dependiente le respondió “mira, chico, me toca limpiar, no tengo tiempo para esto”, y se fue por donde entró. Fue el dueño del establecimiento quien llamó a la policía más tarde. 

3.    El hermano lelo de Spiderman.  
Daniel James Bradley decidió que era buena idea robar el bolso a una chica de 24 años en California vestido de Hombre Araña. Su sentido arácnido no logró evitar que la policía lo pillase en seguida. Ahora puede practicar trepando entre las rejas de su celda.

4.    El hombre musgo.
En el Museo de la Mina de una localidad al noroeste del Pacífico, este caballero intentó robar una gran pieza de oro revestido de musgo, o de Dios sabe qué. El traje tiene pinta de dar más calor que el disfraz de Espinete, pero no puede negarse que el chaval se lo ha currado.

5.    Los pitufos mentales.
Estos tres mendrugos con pinta de pitufos, de avatares, o de viagras gigantes, atracaron un establecimiento en Melbourne,  pegándole además a un tipo de 37 años que no quería dar fuego a uno de ellos. Más que azules, deberían haberse puesto colorados. 


 

© VIACOM INTERNATIONAL MEDIA NETWORKS, S.L.U. / All Rights Reserved. La utilización de esta web implica el conocimiento y la aceptación de sus bases generales de uso.